Soy Francisco Javier Lozano Díaz, pero quienes me conocen me llaman Fran Lozano, o simplemente Fran. Nací en España en el seno de una familia que crecía y convivía como el pueblo donde habitaba, Dos Hermanas (Sevilla). Nieto del cuerpo por parte materna y de las tabernas por el lado paterno, aunque sobre todo heredero de un matriarcado andaluz común pero irremplazable. Hijo de una ama de casa con vocación educadora (de aquellos polvos vienen estos lodos) y un manitas que se dedicaba al elemento de la vida, lo que le debo, el agua. También soy hermano a tres bandas, en concreto el tercero de tres más una. También ahijado de una tía y un tío que no les digo todo lo que los quiero, porque siempre sería menos de lo que realmente los quiero. Además tío consanguíneo de dos cuatas (mellizas en mi tierra) que en la distancia las pienso más que hablamos. Y parte difusa de una enorme familia iberoamericana, aunque no todos llevan la misma sangre ni los mismos apellidos.

Esquina de Sevilla - Autor: Maldonati.

Esquina de Sevilla; calle Agua con calle Vida.- Autor: Maldonati.

Más allá de las personas, me enamoré de un deporte llamado Balonmano (Handball en Latinoamérica), donde participe de todas las maneras posibles jugador, monitor, entrenador, árbitro, público,…, pero sobre todo aficionado incondicional de lo que ocurre en el 40×20. Fui perdiendo los colores y gané amplitud de miras, que me proporcionó un mayor deleite. Deporte que, entre alegrías y tristezas, encendió los focos que marcaban el camino hacia lo educativo.

Defensa en balonmano - Fuente: El Patio del Balonmano

Defensa en balonmano – Fuente: El Patio del Balonmano

En el deporte encontré el inicio de lo que hice, hago y espero seguir haciendo:

Prender la educación.

Ahora, situados entre la educación y lo educativo, dediqué mi vida universitaria a la carrera de Pedadgogía y Psicopedagogía, posteriormente postgrados en Tecnología Educativa y Gestión del Conocimiento. Puedes consultar mi Filosofía Educativa. Siempre interesado en relaciones aparentemente difíciles como son las máquinas mecanizadas y el pensamiento autónomo y crítico, nada mecanizado. Intentando compaginar: Pensar con niños y niñas (relacionado con Filosofía para Niños y Niñas), Acciones culturales, Trabajos en aplicación de la Tecnología Educativa en el ámbito universitario, Viajes de trabajo a latinoamérica con un aterrizajes y despegues intermitentes en México, Nicaragua y otros. Por ello, siempre pensé que hay causas antiguas sin perder que aún merecen la valentía como:

  1. El legado de Prometeo,
  2. los nuevos retos del Doctor Frankstein
  3. y la más viva ilusión pedagógica kantiana.
Biblioteca del Museo de Arte Moderno Reina Sofía (Madrid)- Fuente: Propia

Biblioteca del Museo de Arte Moderno Reina Sofía (Madrid)- Fuente: Propia

Por última vez en esta página, si nos situamos en el lugar común, entre la educación y lo educativo, desde ese lugar imaginario podemos hacer una primera tarea básica:

Reconocernos como diferentes,

pero pertenecientes a un mismo grupo que se necesita mutuamente.

Puedes consultar mi CV en breve. Para cualquier idea, proyecto, consulta, duda, sugerencia: no lo dudes (Haz click aquí en la imagen inferior).

Mano de aprendiz adulto que consigue leer y escribir tras pasar por el método “Yo sí puedo” en Nicaragua.